El Buscador: Atascado en el Trabajo Interior

Llegamos a la 2ª etapa en este Viaje de Héroe a Villano. Ese camino que inicias cuando una gran crisis personal llega a tu vida y con ella inicias un profundo camino dentro del universo del Desarrollo Personal y/o Espiritual.

La primera etapa de este viaje hacia la re-invención, inicia con el arquetipo del “Héroe, que como vimos en el post anterior empieza a hacerse preguntas trascendentales y a buscar respuestas en gurús y maestros que le muestren el camino a seguir.

 

Algo no acaba de funcionar.

Una vez transitado este primer recorrido del viaje, y tras haber pasado un tiempo siguiendo a tu primer gran gurú o maestro, tu primera frustración como Héroe es que te empiezas a darte cuenta de que no todo es oro lo que reluce.

Tras un tiempo, inicias un lento pero progresivo proceso de desilusión. Muy paulatinamente caes en la cuenta de que por más que sigues sus instrucciones, no logras generarte ningún tipo de resultado concreto.

Eso si. No se puede negar que durante tu etapa de Héroe has realizado un buen trabajo interior. Ves las cosas desde otra perspectiva, has podido identificar algunas creencias limitantes, miedos ocultos, ideas que ya no quieres seguir sosteniendo, etc.

El problema es que, resultados, lo que se dice resultados… no hay.

Echas un vistazo a tu vida y sigues sin trabajo, o tú y tu pareja seguís discutiendo muchísimo, o ese familiar con el que trabajas te sigue haciendo la vida imposible, o sigues sin conseguir salir de tu crisis personal y re-iniciar una nueva etapa en tu vida.

Así pues, empiezas a preguntarte qué es lo que has hecho mal

Todavía no te cuestionas el método que has seguido, ni tampoco cuestionas a tu gurú o maestro. Más bien, lo que haces es cuestionarte a ti mismo:

  • ¿qué enseñanza no he incorporado aún?
  • ¿qué ritual no hice de la forma adecuada?
  • ¿qué error hay en mí que hace que esto no funcione?
  • ¿qué tengo que aprender a mayores para salir de esta crisis?.

Y así, con estas preguntas, inicias la segunda etapa de este viaje, la etapa de la búsqueda sin fin de: errores propios, herramientas nuevas, conocimientos más precisos, maestros más iluminados, etc.

 

La búsqueda infinita de más y más trabajo interior.

Esta segunda etapa del viaje ya no es tan “endorfínica” como la primera. Te sientes un poco (sólo un poco) desilusionado con tu gurú o referente, porque no parece poder darte las respuestas y herramientas que necesitas.

Además te sientes muy desvalorizado contigo mismo, porque piensas que a estas alturas y con lo que has aprendido en tu etapa de Héroe, ya deberías tener las cosas resueltas. Tus relaciones deberían ya estar sanadas, tu crisis resuelta y tus conflictos no deberían de repetirse más, porque ahora eres una persona más consciente, más “trabajada”, con mayor perspectiva y con más herramientas.

En definitiva, si bien puedes reconocer que has tenido tomas de conciencias, que has conseguido sentirte más tranquilo y menos perdido y que las herramientas utilizadas te han dado mayor perspectiva, muy profundamente sientes que todo sigue igual.

Si, has cambiado la forma de ver tus problemas, pero tus problemas siguen ahí, repitiéndose una y otra vez. Ni bien sales de uno, aparece de nuevo otro idéntico. Y te preguntas ¿por qué? ¿cómo es posible si ahora soy una persona distinta, por qué sigo cayendo en los mismos conflictos una y otra vez?

Así es como pasas de Héroe a Buscador, cuando empiezas a padecer el síndrome TSR, es decir, el síndrome del “todo se repite”, que se suma a ese Bucle TUE en el que caíste en tu etapa anterior, el bucle de “tengo un error”.

Estos síndromes se retro-alimentan constantemente manteniéndote atascado en un proceso de trabajo interior infinito, sin resultados concretos.

Así pues, tu nuevo enfoque es que debes realizar más y más trabajo interior, para que puedas alcanzar por fin un estado de plenitud, equilibrio y bienestar mental, que te aleje de los conflictos repetitivos y de tu crisis personal. Es decir, te aferras a la idea de que el trabajo interior hará que “no pestañees” antes los problemas, o bien que directamente los problemas desaparecerán de tu vida para siempre.

En esta etapa tu nuevo mantra es:

“Con esto no es suficiente, tengo que hacer más trabajo interior, profundizar más, descubrir más, probar más técnicas, conocer más herramientas, aplicar más protocolos. Tengo que seguir buscando… ¡más!”

 

El gran estancamiento personal y profesional

La falta de resultados concretos y la presión producida por tu propia crisis personal hacen que, paulatinamente, abandones el idolatrismo por tu gurú, y empieces a buscar nuevos referentes dentro del mundo del desarrollo personal y crecimiento espiritual. Estás más abierto a escuchar lo que otros tienen que decirte. 

Así pues, te conviertes en un acumulador de gurúes, terapias, protocolos, libros, métodos, cursos, técnicas, etc. Entras en lo que en el Instituto de Proyección Humana llamamos: “El círculo vicioso del autoconocimiento“.

Cuando te surge un problema lo utilizas todo:

  1. te observas como desde fuera,
  2. sigues protocolos de PNL,
  3. realizas sesiones de hipnosis,
  4. buscas a un especialista que te “limpie” las memorias de los antepasados,
  5. haces actos psico-mágicos (rituales) cada vez mas difíciles o arriesgados,
  6. consultas el significado de tus síntomas o conflictos,
  7. derivas tus percepciones al origen, al doble, a Dios, o a tu ser esencial,
  8. visualizas y “sientes” lo que deseas, y pides perdón por tu percepciones limitantes,
  9. etc, etc, etc.

Peeeeero, por más que te mueves y mueves. Por más que te desplazas de un curso a otro, de un país a otro, en busca de la conferencia o evento que te resuelva todos tus errores… tu crisis y conflictos siguen ahí.

El gran problema de los Buscadores, y lo que hace que te mantengas atascado en un círculo vicioso del autoconocimiento, es que NO te cuestionas las herramientas, los métodos, las perspectivas, ni los principios de tus gurúes o referentes. Sólo te cuestionas a ti mismo (síndrome TUE).

Esto hace que no te ocupes de lo que realmente puede traer un cambio y nuevos resultados a tu vida: el trabajo exterior. Es decir, el aprender a pasar a la acción, proyectarte al futuro, definir objetivos a medio y largo plazo, trazar planes, aprender a “hacer” (en lugar de solamente observar), enfrentarte a los desafíos, aprender a poner límites en la vida real (no en la cabeza), practicar la disciplina, la auto-gestión, la audacia para perseguir metas, etc.

 

Esto es lo que brindamos en este Instituto: ayudarte a convertirte en un “Hacedor” (Doer, en inglés). Sabemos que el auto-conocimiento es importante, pero no puede ser lo único, pasar a la acción, hacer prueba y error, aprender del “hacer” es lo que te llevará a un camino de re-invención.

Los síndromes TUE y TSE te ayudan a seguir tomando cursos y terapias, para así no ocuparte de lo que te duele profundamente”.

“Curso de Héroe a Villano”. Pablo Martínez y Sandra González.

D

escubre el resto del Viaje en nuestro próximo post. ¿Qué te ha parecido? ¿Te sientes identificado con la etapa del Buscador? Déjanos tu respuesta más abajo en la sección de “Comentarios”.

Si te sientes estancado en tu proceso de Desarrollo Personal, y crees que ha llegado el momento de ponerle fin a tu bucle de inacción y además tienes ganas de empezar ya un nuevo camino, únete a nuestro curso gratuito:

“DE HÉROE A VILLANO. Un camino de re-invención”.

El Buscador.

 

En el que te explicaremos con todo detalle las etapas de este viaje, y los principales obstáculos que solemos encontrarnos en esta aventura:

  • Conoce el Sídrome TUE (“tengo un error”)
  • y el Bucle TSR (“todo se me repite”)

Y las claves para darles curso y poder seguir adelante con tu proceso de cambio, esta vez, con resultados y movimientos reales.

 

 

 

¡Nos vemos en la próxima conferencia!

Sandra González.

 

Recuerda suscribirte a nuestra lista para no perderte próximas conferencias online y en directo, totalmente gratuitas, en la que te daremos claves y una hoja de ruta para que sepas por dónde empezar con tu proceso de re-invención.

Sandra Gonzalez

Coach, formadora, emprendedora y sobre todo, "activadora de personas". A través de sus programas de acompañamiento ayuda a personas perdidas en la abstracción e inacción, a convertir sus ideas en hechos concretos. Es Co-Fundadora del Instituto de Proyección Humana y podrás trabajar directamente con ella a través de nuestra oferta de cursos.

Más posts de este autor
Write a comment