El Héroe. Inicio del Viaje

El viaje de Héroe a Villano, habla de esa gran aventura vital por la que pasa la gran mayoría de los “apasionados” del Desarrollo Personal. Ese camino que inicias cuando de repente en tu vida acontece una situación que no sólo te desafía, sino que pone patas arriba todo tu mundo.

La primera etapa de este viaje hacia la re-invención, inicia con el arquetipo del “Héroe”.

 

Comienzan los problemas.

Te conviertes en este personaje cuando los problemas en tus grupos de pertenencia se vuelven cada vez más intensos. Empiezas a entrar en un largo periodo de estrés casi continuo, principalmente por tus conflictos en el trabajo y en el ámbito familiar (pareja, hijos, padres, etc).

  • En el trabajo: Podría ser un cambio en el estatus en la empresa, la continua lucha con tu jefe, los embates parte de los demás empleados para conseguir el ascenso. O bien, podría de tratarse de algo más grave como un despedido inesperado o una renuncia por no poder soportar más la situación conflictiva. Podría tratarse también del cierre de la empresa, la renuncia de un jefe o la muerte del dueño de la empresa que se traduce en un shock importante para ti, si se tratase de tu referente o modelo a seguir.
  • En las relaciones: Suele tener que ver con un conflicto de “lucha” con tu pareja por el mando de la casa, la toma de decisiones, la educación de los hijos, la decisión de dónde ir a vivir o quién vive con ellos (padres, suegros, hermanos, etc).

    A nivel mas íntimo la percepción de que tu pareja no cumple con tus expectativas. Puede ser que sientas que tu pareja no te escucha, no te tiene en cuenta, no te provee lo suficiente.  En otros casos puede ser que sientas que tu pareja no está disponible para tus necesidades sexuales.

  • Otra experiencia muy importante y que marca el inicio del Viaje de Héroe a Villano, es perder a alguien importante, ya sea que muere o se aleja de tu vida (un hijo que se va a vivir al extranjero, la separación de una pareja que era importante para ti, la muerte de uno de tus progenitores).

 

Así pues, a medida que avanza tu Crisis Personal en algunas de estas áreas, va disminuyendo tu umbral de tolerancia al malestar. Comienzas a percibir cada situación como una lucha que amenaza con quitarte tu lugar, tu identidad, tu posición. 

Tener un problema en algún ámbito de la vida es normal, sin embargo, cuando a tu problema primario (por ejemplo de trabajo), se le suma un conflicto complementario (conflicto de pareja), acabas por caer en una “Crisis de Referencias” también llamada Crisis Existencial.

Así es cómo comienzas una lucha interna y externa por mantener y sostener tu posición en los lugares de referencia de la mayoría de personas:  el trabajo y la pareja. Y lo que ocurre, poco a poco, es que se va minando tu autoestima al verte a ti mismo con incapacidad para resolver estos problemas.

 

La búsqueda de respuestas: de persona a común a Héroe.

La Crisis Existencial viene a ser la combinación de dos o más conflictos, de los mencionados anteriormente, en un mismo periodo de tiempo. Por ejemplo, un gran problema laboral, junto con un gran conflicto de pareja.

Este tipo de crisis está marcada por la falta total de referencias. Ante la permanente incapacidad de dar curso a tu situación conflictiva y el tras intentar todas las herramientas y capacidad de gestión de la que dispones para tratar, en vano, de volver a re-establecer tu antiguo equilibrio de vida, acabas por cuestionártelo todo.

Cuestionas: tu forma de hacer las cosas, de interpretarlas, tu visión del mundo, tu visión del trabajo, de las relaciones, y te cuestionas toda tu vida en general.

Ya no sabes quién eres porque ya no estás en el mismo lugar en el trabajo, o en la pareja. O quizás, sientes que la vida ya no es la misma sin esa persona que has perdido. Así es cómo empiezas a desprenderte, sin querer, de tus antiguos valores, de tu antiguo sentido de la vida, de tu antigua identidad, de tus antiguas áreas de interés, etc.

Esta gran crisis de identidad es la que te lleva a buscar respuestas y también ayuda en el Desarrollo Personal y/o Espiritual, con la esperanza de que algún gurú, maestro, mentor o guía te diga lo que debes hacer para re-iniciar tu vida ahora que ya no sabes que más hacer para resolver tu situación.

Así es cómo (con este tipo de Desarrollos Espirituales) empieza a implantarse en tu mente una idea que te dará muchos quebraderos de cabeza a lo largo del resto de tu “Viaje de Reinvención”. Esta idea es una construcción de sentido que prácticamente todos los desarrollos de este tipo inoculan a sus seguidores:


Yo soy el problema, la culpa de lo que me ha pasado es sólo mía, y debo trabajarme mis errores para volver a tener un bienestar en la vida.”

Esta idea es muy fácil de inocular en personas que se encuentran en situaciones de “no retorno”, de incapacidad por resolver su gran crisis, de ahí que sea tan popular y esté tan extendida dentro del sector del Desarrollo Personal y Espiritual. Estos desarrollos pretenden convertir a las personas comunes en “héroes”, es decir, en personas que van a “trabajarse a si mismas” por un mundo mejor y más consciente.

 

Ha llegado el Héroe, ahora si, comienza el Viaje

Y si. Así es cómo en su día, acabaste por calzarte la capa de Héroe e iniciaste un camino de auto-conocimiento y de auto-observación. A esta etapa de tu vida podríamos llamarle: En busca del error perdido, jugando con la metáfora del héroe de la película de Indiana Jones, ya que este camino parte de la premisa de que existe un error en ti que debe ser buscado y solucionado.

Podríamos definir y resumir al Héroe como un fan del “Crecimiento Personal y Espiritual”. Cuando te encuentras inmerso en esta etapa, tu vida y tu día a día, giran en torno a:

  1. realizar cursos de desarrollo personal,
  2. leer libros de superación personal,
  3. ver vídeos en YouTube sobre cambios de creencias y de mentalidad,
  4. seguir a gurúes, por el mundo, para asistir a sus conferencias y tratar así de iluminarte.

Lo que buscas es la comprensión de por qué llegó a ti esta situación de crisis y cómo solucionar tus problemas (relaciones y trabajo). Digamos que en este primer estadio, la inclinación por el desarrollo personal es para recomponer tu vida, no hay un interés profundo todavía en convertirte en un profesional del desarrollo personal.

El gran problema de esta etapa es que, a raíz de tanta charla espiritual, comienzas a cuestionarte no sólo las cosas materiales (el dinero no es tan importante, por ejemplo), si no que también empiezas a relativizar tu vida de manera disfuncional, ya no te ocupas de tus conflictos de forma efectiva, sino que los “aceptas”. Esto hace que con el paso del tiempo tengas cada vez más dificultades para tomar desiciones y pasar a la acción. En lugar de eso, dejas que las cosas “sucedan”.

El otro gran problema es que dejas de lado tu capacidad crítica o racional, y empiezas a “aprobar y defender” cualquier tema trascendental y espiritual, por más descabellado o idealista que sea, porque lo que buscas, casi desesperadamente, es comprender y dar respuesta a dos grandes preguntas:

  • ¿Cuál es el origen de la vida?
  • y ¿Cuál es tu propósito?

Poco a poco, pones tu referencia en un “principio ordenatorio” abstracto (el universo, Dios, la nada, la energía cósmica, el amor universal, etc), que te de respuesta a estas preguntas trascendentales, y para que te de un norte que te guíe, ya que te has quedado sin referencias y ya no crees en ti mismo, ni en tus antiguos valores.

Por supuesto, para que esto sea posible, necesitas un intermediario: un nuevo referente concreto, es decir, un maestro, un gurú o un guía espiritual que promete darte las respuestas que buscas.

 

Pensamiento Mágico

Te conviertes en un auténtico “Héroe” cuando el “Pensamiento Mágico” empieza a ser tu nuevo estandarte, tu nueva forma de pensar y percibir el mundo. Así pues, te tomas muy en serio la idea de creer que tus problemas es resolverán a través de:

  • soluciones mágicas (protocolos, rituales),
  • elementos de la naturaleza (piedras, plantas, etc.),
  • re-conectarte con el creador (rezar, conectarte con tu doble, derivar al vacío, estar en línea con tu verdadero Ser, etc.),
  • visualizar tu vida ideal, meditar para estar neutro, o cambiar de creencias, para que todo se solucione “solito”.

Recuerda: Es este tipo de pensamiento y perspectiva la que más caracteriza la etapa de Héroe, y también es la fuente de su bucle de inacción.

 

Con tal de no ocuparnos de nuestros problemas somos capaces de derivarlos al universo, hacerles el árbol genealógico, el duelo e incluso… hacerles asados.

“Curso de Héroe a Villano”. Pablo Martínez y Sandra González.

D

escubre el resto del Viaje en nuestro próximo post. ¿Qué te ha parecido? ¿Te sientes identificado con la etapa del Héroe? Déjanos tu respuesta más abajo en la sección de “Comentarios”.

Si te sientes estancado en tu proceso de Desarrollo Personal, y crees que ha llegado el momento de ponerle fin a tu bucle de inacción y además tienes ganas de empezar ya un nuevo camino, únete a nuestro próximo curso gratuito:

“DE HÉROE A VILLANO. Un camino de re-invención”.

El Héroe.

 

En el que te explicaremos con todo detalle las etapas de este viaje, y los principales obstáculos que solemos encontrarnos en esta aventura:

  • Conoce el Sídrome TUE (“tengo un error”)
  • y el Bucle TSR (“todo se me repite”)

Y las claves para darles curso y poder seguir adelante con tu proceso de cambio, esta vez, con resultados y movimientos reales.

 

 

 

¡Nos vemos en la próxima conferencia!

Pablo M. Armesto.

 

Recuerda suscribirte a nuestra lista para no perderte próximas conferencias online y en directo, totalmente gratuitas, en la que te daremos claves y una hoja de ruta para que sepas por dónde empezar con tu proceso de re-invención.

Pablo Martínez Armesto

Mi nombre es Pablo Martínez Armesto, formador en BioComportamiento®. Soy consultor personal y acompaño a personas en procesos de cambio para ayudarles a comprender sus conflictos y comportamientos desde una mirada técnico-biológica. Co-fundador del Instituto de Proyección Humana.

Más posts de este autor
Write a comment