El Villano: Fin del viaje de ReInvención

Llegamos al final de este Viaje de Héroe a Villano. Ese camino que inicias cuando una gran crisis personal llega a tu vida y con ella inicias un profundo camino dentro del universo del Desarrollo Personal y/o Espiritual.

La primera etapa de este viaje hacia la re-invención, inicia con el arquetipo del “Héroe”, que como vimos en el post anterior empieza a hacerse preguntas trascendentales y a buscar respuestas en gurús y maestros que le muestren el camino a seguir.

A este periodo le sigue la etapa de “El Buscador”, en la que es fácil estancarse por años, cayendo en un bucle de inacción y dejando de lado la posibilidad de reinventarte.

Y tras varios años de estancamiento y presionado por la envergadura de sus problemas, surge la fase de “Rebelde, que supone un primer paso hacia la reinvención.

 

Un Rebelde sin Visión

Como buen Rebelde ya hace una buena temporada que has dejado de perseguir “la verdad perfecta”, “el ideal de ser perfecto” y “la forma de percibir y sentir perfecta”.

Has logrado des-apegarte de las soluciones mágicas, y de la esperanza de que los conflictos se resuelvan solos, o con una pizca de trabajo interior.

Sin embargo, todavía te falta el ingrediente más importante que supondrá la salida definitiva de tu gran crisis personal: Una visión propia.

 

¿Recuerdas cuando iniciaba tu etapa de Héroe? ¿Te acuerdas de qué te había pasado?

De pronto, surgió en tu vida una gran crisis personal. Una crisis que te quebró tanto por dentro, que hizo que dudaras de ti mismo, de tu forma de ver las cosas, de tu forma de actuar, de tu forma de ser y sobre todo de tus valores y visión del mundo.

Así pues, despojado de tu identidad, es decir, de tu propio entendimiento y visión del mundo, te quedaste sin referencias. De ahí la insistencia en seguir a gurúes y maestros que te dieran justamente lo que te faltaba: una identidad y una visión.

El gran problema mi querido lector es que, como vimos en posts anteriores, tratar de ser quién no eres (perfecto, espiritual, evolucionado, equilibrado, neutro, humilde, lógico, sin ego, magnánimo, presente en el ahora, etc.), es justamente lo que te deja perdido en un laberinto de trabajo interior.

Ahí es cuando la etapa de Rebelde se vuelve tan imprescindible, ya que es el momento en que rompes con todo ese ideal del crecimiento personal y espiritual.

Ahora bien, el problema es que, tras tantos años tratando de corregirte, te das cuenta de que no sabes qué hacer.

Todavía no has podido definir del todo quién eres ni hacia dónde va tu nueva vida.

Te falta una visión propia.

 

De la crisis de referencias a la visión propia.

Romper con el bucle de trabajo interior propio del Héroe y Buscador, e incluso empezar a criticarlo todo como buen Rebelde, es un buen comienzo.

Pero, ¿sabes qué? Lamentablemente, la etapa de rebeldía no te llevará a la reinvención, porque es una etapa de ruptura, no de construcción.

Y construir una nueva vida no es algo viable para todo el mundo, pues demanda:

  • auto-conocerte de forma técnica y concreta (no abstracta),
  • comprender qué potencial de desarrollo tienes por ser como eres,
  • proyectarte al futuro para delimitar una visión de hacia dónde dirigirte,
  • forjarte un plan de acción, paso a paso, para encaminarte hacia allí,
  • ejecutar tu plan cada día, sin excusas,
  • tener que pasar por incontables desafíos que pondrán constantemente en tela de juicio tu propia valía y capacidades,
  • darte cuenta de que, ni eres tan malo como pensabas, ni tan espiritual ni bueno como esperabas,
  • mantenerte encaminado hacia tu reinvención, pase lo que pase.

Mi querido lector, ¿crees que todo el mundo está dispuesto a pasar por semejante experiencia?

Obviamente no.

Y aquí viene la gran verdad que, hasta ahora, no te había contado:

NO TODO EL MUNDO TIENE LA SUERTE DE CONVERTIRSE EN VILLANO.

 

El Villano nace solamente cuando te cansas de observar a los demás.

Te conviertes en villano cuando te aburres de seguir las instrucciones ajenas de cómo “hay que ser, pensar y sentir”.

Pasas a la etapa de villano cuando decides que, lo que toca ahora es poner el foco en ti, y no en tu ser ideal, ni en tu esencia, ni en lo que sea que te hayan metido en la cabeza.

Vives como un villano, solamente cuando te dices a ti mismo que ahora te toca a ti: construir algo, construir tu camino, pasar a la acción y empezar a desarrollar todo tu potencial en aquello que más te gusta y apasiona, en lugar de seguir la visión de un gurú, maestro, o guía.

Solamente cuando te dices: – ¡Basta! Ahora me toca a mi enfocarme en hacer algo concreto e implicarme. Poner todo mi talento y habilidades al servicio de un objetivo a largo plazo, al servicio de mi propia visión.

Solamente cuando tomas en serio, por fin, tu propio camino de reinvención, es cuando empiezas a convertir tu visión en una realidad de vida.

 

El Villano: un Rebelde pero con visión.

La etapa de villano se caracteriza por ser una fase en la que ya no te importan los “mandamientos” que los gurúes y maestros que seguías en el pasado, te habían inoculado.

  • Ya no te importa si no vives en el aquí y el ahora,
  • Ya no te importa si tienes un Ego,
  • Ya no te importa si no estás “conectado con tu Ser Esencial”,
  • Ya no te importa si tus relaciones no son perfectas,
  • Ya no te importa si tus conflictos son difíciles o frustrantes,
  • Ya no te importa si hay días en que el malestar gana al bienestar,
  • Ya no te importa si tienes o no, errores de percepción,
  • Ya no te importa si tu comportamiento no es el “adecuado”,
  • etcétera, etcétera, etcétera.

Ahora lo único que te importa es: vivir y construir tu camino de reinvención, con todas sus consecuencias.

Si tienes un día malo, tienes un día malo. Ya no hay esa obsesión por perseguir la paz interior.

Porque sabes que la única paz que existe es la de saber que estás enfocado y encaminado hacia esa visión de vida que ahora tienes en tu haber. Ese es tu único foco ahora.

 

En resumen, lo que ocurre en esta fase es que superas el idealismo y la inmadurez del Héroe.

Esa fase en la que necesitas que un “padre o madre”:

  • te diga qué es lo bueno y qué es lo malo,
  • que te diga quién deberías ser,
  • que te diga cuál es la verdad del universo,
  • que te diga qué espera el mundo de ti,
  • que te diga qué valores sirven y cuáles no,
  • qué forma de percibir la realidad sirve y cuál no,
  • que te diga cómo deben ser tus relaciones para ser “una relación de verdad”,
  • que te diga cómo hay que amar, cómo hay que comportarse y cómo hay que pensar.

 

Un villano sabe que todas esas cosas son relativas.

Un villano sabe que no hay una verdad absoluta.

Un villano sabe que no hay una sola forma de ver las cosas.

Así pues, un villano vive su día a día, aprendiendo de cada circunstancia, no para descubrir una verdad, ni para ser perfecto, si no para desafiarse y seguir desarrollándose, esta vez, a través de su implicancia con su propia vida.

Un villano no vive en la abstracción, ni en el ideal, si no en la vida real.

ESTA ES SU GRAN VISIÓN:

Un villano sabe quién es.

Un villano conoce sus “defectos” y no busca corregirlos, porque sabe que son la fuente de sus fortalezas, ya que todo comportamiento y forma de actuar depende del contexto en el que se encuentre. A esto se le llama des-contextualización y es materia de otro post 😉

Un villano siempre está en camino a su siguiente meta, porque es conocedor de todo su potencial.

 

 

En el Instituto de Proyección Humana queremos ayudarte a convertirte en Villano, y por tanto, a trazar y definir tu propia visión. Sabemos que el auto-conocimiento es importante, pero no puede ser lo único, pasar a la acción, hacer prueba y error, y aprender del “hacer” es lo que te llevará a un camino de re-invención.

Que tu trabajo interior no sea tu última meta, sino aquello que te lleve a desarrollar tu gran proyecto de vida”.

“Curso de Héroe a Villano”. Pablo Martínez y Sandra González.

D

Descubre cómo salir de tu estancamiento personal y profesional, en nuestros próximos posts. ¿Qué te ha parecido? ¿Te sientes identificado con la etapa del Villano? Déjanos tu respuesta más abajo en la sección de “Comentarios”.

Si te sientes estancado en tu proceso de Desarrollo Personal, y crees que ha llegado el momento de ponerle fin a tu bucle de inacción y además tienes ganas de empezar ya un nuevo camino, únete a nuestro curso gratuito:

“DE HÉROE A VILLANO. Un camino de re-invención”.

El Villano.

 

En el que te explicaremos con todo detalle las etapas de este viaje, y los principales obstáculos que solemos encontrarnos en esta aventura:

  • Conoce el Sídrome TUE (“tengo un error”)
  • y el Bucle TSR (“todo se me repite”)

Y las claves para darles curso y poder seguir adelante con tu proceso de cambio, esta vez, con resultados y movimientos reales.

 

 

 

¡Nos vemos en la próxima conferencia!

Pablo y Sandra

 

P/d: Si quieres saber como transformar tu vida, encontrar tu vocación y vivir una vida con propósito te invita que conozcas mi programa de 8 semanas “Conócete y Re-Invéntate”, juntos trabajaremos para dar el paso y convertirte en un profesional del desarrollo personal.

Si quieres montar tu terapia y vivir de tu pasión pulsa “Quiero Re-inventarme” y descubre todo lo que conseguirás en solo 2 meses.

Pablo Martínez Armesto

Mi nombre es Pablo Martínez Armesto, formador en BioComportamiento®. Soy consultor personal y acompaño a personas en procesos de cambio para ayudarles a comprender sus conflictos y comportamientos desde una mirada técnico-biológica. Co-fundador del Instituto de Proyección Humana.

Más posts de este autor
Escríbe tu comentario